Ver tocar a Manuel Jiménez, nos lleva a la inquietante pregunta: En qué momento este niño de apenas 14 años aprendió a ejecutar con tal destreza el manejo de la batería. Tenía 5 años cuando empezó a utilizar las baquetas. El redoblante, los ton, el granadero y los platillos comenzaron a ser sus aliados en la búsqueda del ritmo. Lo demás fue esperar a que Manuel creciera para hoy verlo consagrado como el baterista más prominente de Venezuela. Cursa estudios en el Conservatorio Nacional de Música Juan José Landaeta, baterista del Rock Sinfónico Juvenil Simón Bolívar y recibe clases particulares con el profesor Luis Tomas García Ponce.

“Yo siempre quise ser una estrella de rock; ese era mi sueño de infancia. Eso es lo que le conté a todos que iba a ser cuando fuera grande”
– Chester Bennington